Traducir: Portugués - Inglés

Un nuevo renacer

marzo 6, 2018

f_1512783539_crop1512785727183.jpg_1734428432

Sin hacer mucho ruido, Sebastián Ribas es el máximo goleador de la SuperLiga de Argentina. A sus 29 años, el delantero de Patronato pasa por uno de los mejores momentos de su carrera. Luego de varios años de altibajos, ha logrado mantener un gran nivel en la vecina orilla.

El hijo del reconocido entrenador Julio Ribas siguió los pasos de su padre desde muy joven. Tras hacer las categorías inferiores en Bella Vista y pasar por el Venezia de Italia, volvió al país para jugar en Juventud de Las Piedras, en donde -al igual que en sus anteriores equipos- el “Gladiador” era director técnico.

Allí se destacó de gran manera, jugando 17 partidos y anotando 6 goles en Segunda División con solamente 17 años. A este logro se le suman haber disputado la Copa del Mundo Sub 17 de 2005 y consagrarse campeón, goleador y mejor jugador del prestigioso Torneo de Viareggio, uno de los más importantes en la categoría Sub 21, en donde el equipo pedrense se impuso ante la Juventus en un hecho histórico para la institución. Jugadores de la talla de Claudio Marchisio y Sebastián Giovinco integraban ese plantel de la Vecchia Signiora.

Esta serie de logros a una edad tan prematura hizo que el Inter de Milán fiche al talentoso futbolista como una apuesta a futuro en 2006. Luego de destacar en el Torneo juvenil Primavera, del que fue máximo artillero, debutó en la Copa Italia frente al Empoli. Esa sería su primer y única actuación en un primer equipo neroazzurro que estaba repleto de figuras en su ataque.

Tras ser cedido sin mucho éxito al Spezia Calcio de la Serie B y volver a las categorías inferiores del Inter (en donde se alzó nuevamente con el Torneo de Viareggio, siendo el único futbolista que lo consiguió dos veces), el Dijon francés apuesta por él para volver a la máxima categoría pagando un millón de euros. Aquí es donde se vió la mejor versión del popular “Vikingo”. 55 goles en 114 partidos y diversas distinciones individuales hicieron que varios equipos importantes de Europa pongan sus ojos en él.

Finalmente fue el Genoa italiano quien se hizo con sus servicios a coste cero, tras no llegar a un acuerdo para renovar con su exequipo. Sin embargo, lo que parecía ser un salto importante en la carrera del atacante, terminó siendo un calvario…

En el conjunto italiano no llegó a tener minutos y se fue a préstamo por un año y medio al Sporting de Lisboa, aunque sólo estuvo seis meses. Luego pasó al Mónaco también como cedido, pero Claudio Ranieri no lo tuvo en cuenta y lo mandó a jugar con la reserva.

De 2013 a esta parte desfiló con escaso éxito por varios clubes. Pasó por Barcelona de Ecuador (fue considerado el peor fichaje del año en su retorno a Sudamérica), Racing de Estrasburgo, el Cartagena español (allí lo dirigió nuevamente su padre), Fénix, River Plate, Venados del ascenso mexicano y el Karpaty Lviv ucraniano antes de aterrizar en Patronato, donde volvería a alcanzar el éxito.

En el modesto equipo de Paraná atraviesa un gran momento, anotando 11 goles en 17 partidos y siendo el mayor artillero de la SuperLiga de Argentina, superando al lesionado Darío Benedetto que lleva nueve gritos.

Ahora, los grandes del país vecino pusieron sus ojos en un Ribas que está haciendo recordar mucho al de sus inicios. Un goleador para tener en cuenta.

Foto:

Por Luciano Múñoz @LucianoMunozV

Seguínos en Facebook

Sabías que…

loading...