Traducir: Portugués - Inglés

Escapándole a la realidad

marzo 21, 2016

CeB8MdCW8AADeMn

¡Ganó Liverpool! Cuatro meses pasaron desde la última vez, y se siente hermoso.

El partido no podría haber comenzado mejor, de un córner a favor mal tirado, nos encontramos con un penal. Junior Arias pateó bien (igual que hace cuatro meses en la victoria anterior) y casi sin proponérnoslo estábamos 1-0 arriba.

El primer tiempo no fue muy diferente a lo que veníamos mostrando: poco en ataque, inseguridad defensiva y desorden en el medio. Gustavo Aprile no colaboraba todo lo necesario en la marca, ni aportaba una salida rápida en el contraataque, eso sí, se prodigó. Abajo Mallo y Almeida se enfrentaban tanto a los tibios ataques violetas, como a las fallas constantes de Macaluso y Torrecilla. En ataque Junior (solo) intentaba generar un poco de peligro, sin éxito.

Christian Ferreyra y sus secuaces empezaron a llevar de la mano a Defensor al área negriazul. A fuerza de fouls dudosos a favor del violeta, Liverpool fue perdiendo demasiado terreno en el campo. Sobre la hora, en una jugada que comenzó con mano de Nicolás Olivera, llegó el gol de Gómez. Justo con el trámite.

En el segundo tiempo el partido fue completamente distinto. El empate no le servía a ninguno, y se notó. Defensor arrancó mejor el complemento y se mantuvo así hasta los cambios. Saralegui acertó en las tres variantes, mientras que los elegidos por Acevedo no respondieron. Es que con el primer cambio en Liverpool,  Junior Arias ya no quedó solo arriba gracias al ingreso de Juan Ignacio Ramírez. El colo es flor de jugador: guapo, fuerte, técnico,  y sacrificado. Fue fundamental para cambiar el trámite. Pero todos los aplausos en la noche del domingo deben ser para Federico Martínez. El pibe ingresó por Torrecilla, pasando Sandoval de lateral, y él de volante. Desbordó a Ariosa cuantas veces quiso, dio una salida bárbara por derecha, y generó 2 chances clarísimas de gol. Cambió todo. El tercer cambio fue un alivio para el hincha: salió Macaluso. 21 partidos disputó con Liverpool, 20 fueron malos. A favor de él, jamás una mirada a la tribuna, nunca un gesto fuera de lugar para con los hinchas que lo increpan. Parece un reconocimiento tonto, pero no lo es. Habla de su profesionalismo. Un señor. Lamentablemente su rendimiento no fue satisfactorio (casi) nunca.

Acevedo también movió sus piezas, pero con muchos menos éxito. Vicente Sánchez y Héctor Acuña no generaron prácticamente nada. En la tercera variante, el DT local puso a Amado y sacó a Olivera, Defensor ya no era dueño de la pelota, y buscaba revertir esa situación con marca.

El negro insinuaba hacía ya varios minutos, el partido era de ida y vuelta y ambos equipos hacían méritos por el segundo tanto, hasta que en la hora llegó un contragolpe letal. Otra vez por derecha Liverpool desequilibró. En esta oportunidad fue el colo Ramírez quien ingresó al área con pelota dominaba y tocó al medio para Junior, el goleador no falló y aseguró los tres puntos.

Hay que destacar la entrega y la determinación para ir a buscar el partido en los últimos 20 minutos. Los pibes dieron una mano bárbara, Freitas y Seba Rodríguez aportaron lo de siempre. Sandoval repitió otro buen partido, cometió errores puntuales, pero nuevamente jugó en varias posiciones de forma correcta. Junior volvió a ser el de antes, sin berretines es un gran jugador.

Seamos claros, la situación sigue siendo crítica, aún dependemos de un milagro para salvarnos, pero estos tres puntos eran tan necesarios como impostergables. El juego no cambió demasiado, pero la actitud y el ingreso de los pibes, generan una sensación (irreal) de alivio. El momento es angustiante, pero estos 15 días con el deber cumplido son impagables.

Foto: @LiverpoolFC1915

Por Gabriel Pedemonti

Seguínos en Facebook

Sabías que…

loading...