Traducir: Portugués - Inglés

“Sería muy lindo poder terminar la carrera univesitaria en este país”

agosto 10, 2016

CofXX05VIAA9_EL.jpg large

Diego Riolfo, en una extensa nota exclusiva con URUGOL, nos contó su nueva experiencia de jugar y vivir en el fútbol méxicano, de lo cerca que está de recibirse de economista y nos confirmó que tuvo posibilidades de ir a un equipo grande de Uruguay en este semestre.

¿Cómo estas viviendo esta etapa en el fútbol mexicano?

-Estoy tratando de adaptarme al fútbol local. Hay muy buenos jugadores con una gran dinámica y técnica. De locales jugamos a 1800 metros de altura, pero en general jugas en otras ciudades donde hay más de 2200 metros y eso al prinicipio cuesta para la rápida adaptación. Te ahogas fácilmente, pero ahora de a poco ya estoy acostumbrándome a jugar así.

Vengo sumando minutos, no tantos como los que cualquier jugador quisiera tener pero es un proceso largo que tengo en el club. De a poquito voy agarrando confianza del equipo.

¿Encontras muchas diferencias con el fútbol uruguayo?

-La forma de jugar es la diferencia más importante. Acá todos lo equipos juegan con punteros rápidos, algunos con técnica, pero lo que buscan todos los cuadros son tener jugadores rápidos.

Otras diferencias son que se lateraliza mucho el juego, no se usa cancha mojada, no hay nadie que conduzca y se juega a dos o tres toques. Una liga muy competitiva.

¿Cómo vivís el día a día en México? ¿Te pudiste adaptar bien al país?

-La ciudad que me tocó es muy tranquila, limpia, segura y es la que tiene un gran clima de negocios, donde están llegando muchas empresas internacionales. Tiene un poco más de 1 millón de habitantes y también lo que ayuda para mi buena adaptación es el grupo humano que hay en el equipo. Hay muchos extranjeros y eso me facilita mi estadía. Los hinchas son muy respetuosos, te piden fotos pero no están arriba tuyo en cada momento del día.

Salvo con las comidas, que a todas le ponen picante, me vengo adaptando bien. La altura fue lo que me costó en el principio como te decía, pero ya me estoy acostumbrando.

Estabas muy cerca de recibirte de economista antes de viajar a México, ¿Cómo llevas el tema del estudio en este nuevo país?

-Extraño estudiar. Acá son las 24 horas dedicadas exclusivamente al fútbol. En parte es bueno porque estoy concentrado en lo que vine a hacer, pero por otra parte es negativo, porque el estudio me sirve para despejar mi cabeza y pensar en otras cosas.

Me quedaban solamente dos parciales para recibirme y al irme de Uruguay va a hacer que las tenga que recursar o darlas en exámenes libres.

Necaxa está intentando hacer los papeles y se está moviendo para que esas dos materias las pueda hacer acá, debido a que en esta ciudad hay muchas Universidades.

Sería muy lindo poder terminar la carrera universitaria en este país y después tratar de desarrollar un master aprovechando lo que es estudiar en el extranjero.

Jugar al fútbol y recibirme es algo que quise desde muy chico.

¿Cómo es tu situación contractual con este equipo?

-Necaxa es el dueño de mi ficha. Firmé por tres años. La idea es quedarme la mayor cantidad de tiempo, pero todo va a depender de la continuidad que pueda tener y del apoyo de los hinchas. Mi prioridad es poder tener minutos, tengo una edad que necesito jugar al fútbol. Estoy muy contento con la ciudad y con el club.

En tu carrera tuviste muchos sondeos por los equipos grandes de Uruguay pero nunca pudiste llegar a ninguno, ¿Es una cuenta pendiente? ¿Te gustaría llegar en algún momento? 

A cualquier jugador uruguayo le gustaría jugar en Nacional o Peñarol. La realidad es que hoy en día no pienso en eso, sé que hubo posibilidades de llegar a un equipo grande, pero hoy tengo la mente puesta acá, en que me vaya bien y poder demostrar mi juego.

En el futuro si surge la posibilidad se estudiará aunque la prioridad siempre la va a tener Wanderers que es donde yo me hice conocer y me han dado mucho cariño y respeto. Es un cuadro al que quiero mucho.

¿Cómo te fuiste de Wanderers? ¿Seguís en contacto con gente vinculada al club?

Me fui muy bien. Me hicieron una despedida que yo no esperaba y me dieron un cuadro en reconocimiento por mi tiempo en el club.

Pasé de todo en el conjunto bohemio, de pelear el descenso este año, a participar en una Copa Libertadores y salir campeón del Torneo Clausura, que fue el primer titulo oficial en la historia de Wanderers.

Por todo eso tengo un cariño muy grande con la gente y hasta hoy sigo hablando con dirigentes y compañeros.

Ya averigüé y tengo todo pronto en casa para poder verlos en la Copa Sudamericana. Les tengo tremenda fé porque hay grandes jugadores y porque el club va a seguir apostando por gente joven. Ojalá puedan avanzar porque este torneo siempre fue una piedra para nosotros, ya que nunca pudimos pasar la primera fase.

Foto: @ClubNecaxa

Por Andrés Passadore @passa_316

Seguínos en Facebook

Sabías que…

loading...