Traducir: Portugués - Inglés

Baby Futbol y su relación con los “Padres Entrenadores”

marzo 18, 2015

csoca-300x300

Últimamente de algo maravilloso que es el futbol, todo se ha transformado en un drama eterno para jugadores, entrenadores, periodistas, dirigentes, hinchas, etc.

A lo largo de estos últimos años he visualizado y considero que hay cosas que con poco esfuerzo se pueden corregir, algunas quizás se escuchen a diario, otras quizás en algún aspecto se sientan identificados y se darán cuenta que con poco esfuerzo y voluntad se puede llegar a que el futbol sea un espectáculo que es lo que todos queremos y en mayor o menor medida todos somos parte del mismo.

No busco representar la historia de mi vida ni quiero que eso ocurriese, si buscar paralelismos que nos harán pensar y quizás no tenemos la respuesta adecuada para el momento justo.

Como breve reseña les diré que en forma natural yo jugaba bien a la “pelota ” por lo menos eso era lo que decían cuando era niño, y el baby futbol en su momento siempre fue mi actividad paralela al estudio, pero aclaro mi actividad paralela ya que siempre me inculcaron mis padres que lo primero era estudiar y el futbol que a mi me gustaba practicarlo debía ser la diversión de esas clases de escuela, liceo, etc.

Mi mayor objetivo en la vida era llegar a la universidad y poder quizás ser un abogado exitoso que era lo que realmente soñaba, por consecuencia pase toda mi niñez y adolescencia jugando al futbol y siguiendo en regla con el estudio que me iba muy bien, también sabiendo que era la base para poder seguir jugando.

Hasta que llego un momento crucial en mi vida a los 19 años, Nacional se va de gira y a mi me ascienden de cuarta a primera división sin llegar nunca a visualizarlo de mi parte, algo que no esperaba, mucho menos imagínense si le agrego que en seis meses me encuentro siendo Campeón de América y del Mundo con Nacional.

Hasta ese momento no había abandonado los estudios, yo estaba cursando primer año de Facultad de Derecho pero luego se hizo muy complicado continuar con los mismos ya que Nacional vivía jugando Copas internacionales, viajábamos y concentrábamos en forma asidua.

Conclusión, estuve desde los 19 hasta los 30 años (que abandone el futbol profesional) viendo, escuchando distintas versiones de lo que significaba el futbol y es mi intención poder transmitirles mi pensamiento de cosas que se pueden cambiar a favor para que el futbol sea realmente un espectáculo y no un drama como lo vivimos a diario.

Estaba a esa edad totalmente consciente que todo lo que hiciera después a nivel de clubes iba a ser deportivamente hacia abajo ya que el escalafón mas importante a nivel de clubes que se puede lograr fue el que se obtuvo en el año 1988 con mis compañeros de Nacional.

En algún momento de nuestras vidas cumplimos algún tipo de rol en torno al futbol, quien no es o no fue hincha apasionado? Quien no jugo baby futbol? Quien no llevo a su hijo, sobrino, nieto a jugar a algún equipo? Quizás hasta alguno que este leyendo fue o es dirigente, hasta más de uno que lo lea fue entrenador o esta haciendo el curso.

Seguramente algunos de ustedes coincidirán, otros no, pero de algo estoy convencido y sé que todos pensamos de igual manera, que el futbol es realmente hermoso y que quizás somos nosotros en mayor o menor medida quien le estamos haciendo un poco de daño…

Y todo comienza por la etapa más importante, la de crecimiento, diversión y aprendizaje…

El baby futbol:

Cuando nace un chico, ya antes de haber nacido y por supuesto antes de tener los pañales puestos, ya posee dos cosas seguras, primero el carne de socio del cual su papa es hincha y por otro lado una pelota de futbol.

Luego el papa tendrá la ardua tarea de lidiar con su hijo para que no se cambie de cuadro porque su mejor amiguito es del otro…sino este papá en el futuro con quien ira a ver futbol los fines de semana? No hay mejor cosa que ver un partido de futbol con tu hijo al lado.

Es bien sabido que a la edad de 5 o 6 años los hijos vienen de la escuela siendo hinchas todos los días de un equipo diferente o porque su mejor amigo es del otro cuadro, del eterno rival, o porque la nena que le gusta es hincha de otro equipo y ahí esta la primer lucha constante con respecto a este deporte del padre para que su hijo siga si o si siendo hincha del equipo del cual es y utiliza ” las armas ” menos pensadas para que eso siga sucediendo, desde regalos hasta promesas que quizás hasta él sabe que nunca las podrá cumplir o las penitencias mas exigentes si llega a nombrar al otro equipo en cuestión.

Cuantos de nosotros habremos escuchado a un niño de uno o dos años que todavía no sabe pronunciar ni su nombre decir Nacional o Peñarol desentendiendo obviamente del sentimiento de sus padres , forzando ya el nombre, causando risas en familiares y amigos por como lo pronuncia..

Luego llega la etapa crucial para ese niño….la etapa donde el padre quiere que su hijo si o si juegue al futbol ( a esa edad, mal llamada futbol ) , sin importarle si es izquierdo, derecho, si tiene ganas d ir o no, etc.. Y allí es donde el papá decide llevar a probar a su hijo a un equipo de baby..

Y aquí que es donde deberían comenzar ya las primeras satisfacciones de un niño, comienzan sus primeras decepciones, tristezas, llantos, mal humores, etc.

Es realmente hermoso para quien le gusta el futbol ver a un chiquito de 5 años correr detrás de una pelota , por supuesto que a esa edad para ellos también es interesante jugar con tierra mientras la pelota pasa por su lado, mirar un avión que pasa volando por el cielo, pedirle a mamá o a papá un bizcocho porque tiene hambre en pleno partido , enojarse porque sus compañeros no le pasan la pelota y no pueden entender porque juegan con solo una, ya que si ponen mas seria mas fácil… Y aclaro, todo esto es normal!

Pero aquí es donde vienen las primeras desesperaciones , decepciones de los padres, las primeras arrugas, las primeras canas, los primeros gritos o insultos ya que su hijo no esta jugando ” bien ” , no esta haciendo un ” buen partido ” , no esta haciendo lo que le mando el entrenador en la cancha, y mil cosas mas…

Acá el chiquito empieza a mirar hacia los costados, ve padres gritando, enojados, discutiendo entre ellos o con los papas de los supuestos ” rivales ” y acá el niño ya se lleva su primera desilusión, por supuesto que él por la edad no encuentra las palabras adecuadas para poder decir que realmente no se están divirtiendo, que no quieren ir mas a “entrenar ” imagínense si esto empieza así a los 5 años como podrá llegar a terminar.

Los insultos de los padres a su propio hijo en una cancha de baby futbol , aquí van algunos .. “Para que te traje?” , “Corre porque si no cuando lleguemos a casa te pongo en penitencia”, “ vos hijo mio no pareces”, “pone lo que hay que poner dentro de una cancha” , todo esto fue escuchado con mis propios oídos.

Pregunto, realmente ¿ le queremos hacer bien a nuestros hijos? La idea imagino que es formarlos humanamente y que mejor divirtiéndose con niños de su edad a través de una pelota de futbol o….

¿Estamos depositando en el niño todo lo que nosotros papas no pudimos o no supimos hacer dentro de una cancha?

Da para pensar… (Continuara)

Seguínos en Facebook

Sabías que…

loading...