Traducir: Portugués - Inglés

¿Mundial en diciembre?

marzo 1, 2015

A Qatari youth holds a mock World Cup tr

Tenemos la suerte de vivir en un planeta muy diverso. Diversidad en las formas de vivir, de divertirse, de ser, de aprender, en todo o casi todo.

Sin embargo, hay dos celebraciones a las que se puede considerar “universales”. Para 2022 es muy probable que esas dos fiestas vayan “casi” juntas. Nos referimos al Campeonato Mundial de Fútbol, la Copa FIFA; y a la Navidad.

Esa es la propuesta de Qatar, rico y poderoso emirato de Medio Oriente; avalada por la FIFA y defendida ardorosamente por algunos interesados en que el Campeonato Mundial de Fútbol sea en ese país pese a los riesgos climáticos anunciados. Desde el inicio la candidatura de Qatar fue polémica.

No solo han existido acusaciones; no probadas; de corrupción; si no igualmente temores, muy reales; de que un Campeonato Mundial en el desierto y con temperaturas superiores a los 40 grados; sea una amenaza para la salud de los deportistas, espectadores, periodistas, dirigentes y turistas.

Para evitar que el Mundial de Qatar sea el que todos lo miren por TV o que la sede sea otro país, la propuesta es que no se juegue en el verano boreal, sino en el invierno del norte; en el verano del sur. Así el 19 de Noviembre de 2022 arrancaría la fase final de la Copa FIFA, el Mundial de Fútbol; y terminaría el 23 de diciembre de 2022, un día antes de Nochebuena y de Navidad.

Eso obligaría a cambiar las fechas de campeonatos nacionales, de copas internacionales y de las propias eliminatorias al Mundial 2022.

Ligas muy importantes como la de España e Inglaterra han expresado ya su oposición al pretendido cambio, no quieren mover sus fechas y calendarios; más esa voz discordante o ha sido muy baja o no ha encontrado otros apoyos.

La Confederación de América (CONMEBOL) no dice nada. A esto se suma que la FIFA ha anunciado que será su Comité Ejecutivo, a reunirse el próximo 19 de marzo, el que decida las fechas definitivas.

Este anunció llegó acompañado de una declaración enfática que indica que se tratará de hacer el menor daño posible a la marcha normal de los campeonatos y ligas que normalmente hacen un alto por el invierno y las vacaciones de fin de año, en Europa; o las que terminan y consagran campeonatos y goleadores como las de América Latina.

La contrapropuesta de las Ligas, europeas sobre todo, es jugar en el mes de mayo o abril; pero abril coincide con el mes sagrado del Ramadán en la cultura islámica y ese sería un serio impedimento y mayo… aún no se dice por qué mayo no interesaría.

¿Qué factor será el que motive a los jerarcas de la FIFA decidir este cambio de fechas de junio-julio a noviembre-diciembre? ¿Las ligas, las costumbres, los campeonatos nacionales, el clima? Creemos que ninguno de ellos. El factor clave lo decidirán las presiones reales y las que se sabe que existen de los todos los patrocinadores de la fiesta planetaria que cada cuatro años es el Mundial de Fútbol.

Las fechas definitivas las decidirá el consumo, tal y cómo se vive y se celebra la Navidad y son los grandes capitales y los negocios jugosos los que inclinarán la decisión de jugar el Mundial Qatar 2022 en el invierno boreal.

Así pues las dos fiestas universales pueden por una vez celebrarse “casi” juntas y la selección que quede campeona en esa justa dará una muy Feliz Navidad a todo un país a toda una nación.

Foto: efectofutbol.com

Por: Willy Rivas Toledo @willyrivastoled

Seguínos en Facebook

Sabías que…

loading...