Traducir: Portugués - Inglés

La historia de Ustari

septiembre 10, 2019

ustari

Liverpool y River Plate se enfrentaron el domingo 8 de Septiembre de 2019 en el marco de la final del torneo Intermedio que quedó marcado en la historia grande negriazul y de un golero que pasó por todos los momentos dentro del fútbol.

Liverpool se consagró campeón al derrotar a River Plate por penales (5 – 4) luego de haber empatado a 1 en los 120′.

Son momentos de felicidad para todo Belvedere y por supuesto para los dirigidos por Pezzolano que ganaron el primer título profesional para Liverpool en su historia dentro de la primera división del fútbol uruguayo.

La familia del negro de la cuchilla está de fiesta. Su presidente José Luis Palma y su entrenador Paulo Pezzolano, son algunos de los más importantes representantes liverpoolenses que celebran esta conquista. También Emiliano Alfaro, delantero que en 2015 cuando estaba en la Lazio de Italia pidió ser cedido a préstamo para poder ayudar a Liverpool a subir a Primera División (bajó en la temporada 2014 – 2015) y lo logró saliendo campeón y convirtiendo 21 goles en 27 partidos. En esta temporada no está jugando ya que viene arrastrando una lesión del Tendón de Aquiles y será baja lo que resta de 2019, pero para la familia liverpoolense es una gran alegría que Alfaro sea parte de la mejor historia de la institución negriazul. Ni hablar de la enorme temporada que está teniendo el actual goleador de Liverpool, el joven Juan Igancio Ramírez que ya lleva 19 goles en lo que va de la temporada restando jugarse aún el torneo Clausura.

Hay varias historias dentro de este plantel, pero hay una que quiero destacar por sobre las demás. La del arquero Oscar Ustari.

Ustari surgió de las formativas de Independiente y se quedó con la posición de titular en Octubre de 2005 de la mano de Julio César Falcioni como DT. En Junio del mismo año jugó el Mundial sub 20 con Argentina en Holanda como titular y logrando el campeonato mundial jugando a gran nivel, eso sumado a la titularidad en Independiente le valió la convocatoria de Pékerman al Mundial de Alemania 2006 como tercer arquero detrás de Roberto Abbondanzieri y Leo Franco.

En Julio de 2007 pasó de Independiente al Getafe a jugar en la primera división española por un monte estimado en 8 millones de euros, y fue convocado para la Copa América de Venezuela 2007 por Alfio Basile. Ya transferido al equipo español, se quiso despedir de su público jugando un último partido contra Gimnasia y Esgrima de Jujuy y la desgracia de las lesiones tocó por primera vez a su puerta, cuando sufrió un desgarro en los músculos rotadores de la cadera derecha que lo dejaba sin copa con la selección argentina.

En los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, Ustari empezó jugando como titular y Argentina avanzaba a paso firme en su búsqueda del Oro Olímpico. En cuartos de final se enfrentaron con Holanda y con el empate a 1 y faltando pocos minutos para el final, Ustari saltó para atrapar una pelota y cuando cayó lo hizo de mala manera, sufriendo una rotura de ligamentos cruzados en su pierna izquierda. Romero lo reemplazó, Argentina logró la victoria en tiempo extra con un gol de Ángel Di María y tras golear a Brasil en semifinales, se consagró campeón en la final frente a una difícil Nigeria. Argentina era campeón Olímpico, la alegría era enorme pero se vería diezmada para el golero argentino debido a su lesión que lo dejaría afuera de las canchas por varios meses.

Las lesiones continuaron; en febrero de 2011 atajando en el Getafe en un partido contra Málaga, chocó en el aire contra el brasileño Julio Baptista fracturándose la mandíbula y quedando afuera de las canchas por 6 semanas.

Unos meses más tarde, más precisamente en Mayo de 2011, la selección argentina estaba entrenando en Abuja , en vísperas de un amistoso contra el seleccionado local, Nigeria. Era una selección argentina alternativa con muy pocos jugadores de ese plantel que conformarían el plantel seleccionado para la Copa América que se venía en un mes, Junio de 2011 en su país Argentina. Ustari era uno de los que tenía un puesto seguro en ese plantel pero la desgracia tocó a su puerta otra vez: se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla derecha, misma lesión que había sufrido en Beijing 3 años antes pero en la otra pierna.

Luego de un largo tiempo de recuperación como lo demanda una lesión así, llegó a Boca Juniors para la temporada 2012 – 2013, empezando un periplo que lo llevó posteriormente a jugar otra vez en España, esta vez en el Almería, al Sunderland de la Premier League y luego en Newell’s, equipo en el que jugó aproximadamente 40 partidos hasta que el entrenador rosarino Lucas Bernardi le comunicó que no lo tendría como titular del mismo, por lo cual decidió marcharse al Atlas de México allá por fines de 2015 en donde le iba bien; su gran rendimiento lo llevó no sólo a la titularidad sino que a ser nombrado 2do capitán del equipo después de la leyenda mexicana Rafa Márquez.

El año 2017 fue un año muy difícil para Usari. En febrero de 2017 en un partido contra Cruz Azul, Ustari cayó sobre su codo izquierdo después de impactar con el jugador Gabriel Peñalba y sufrió una luxación con fractura de apófisis coronoide en el cúbito. Esa lesión lo dejó afuera del resto del torneo pasando unos 3 meses antes de que pudiera regresar a una cancha.

Pero fue en Noviembre de 2017 cuando ocurrió la que haya sido tal vez la peor lesión que sufrió el golero argentino. En un encuentro contra Tigres, en el minuto 84 y con el partido empatado a 1, Ustari saca desde su arco con la pierna derecha, y al mismo tiempo que golpea la pelota se observa como la rodilla se sale de su lugar. El jugador Aquino del equipo tigreño vio a Ustari en el piso luego de un rato sin que nadie lo asistiera para decirle que no haga tiempo(Ustari mantenía tapada sus piernas con sus manos). Ustari levantó las manos y le mostró su lesión a Aquino, quien inmediatamente se dio cuenta de la gravedad del asunto y de que Ustari no hacía tiempo, pidiendo enseguida ayuda y haciendo el gesto de sustitución. Según el parte médico de su club, sufrió una ruptura de tendón infrarotuliano izquierdo.

Ustari luego diría que mantuvo oculta su lesión a sus compañeros por lo que quedaba de partido porque no quería desconcentrarlos. Esto habla del respeto primero y de la empatía que tuvo el arquero argentino para con sus compañeros en un momento así. Y del compromiso con su club también.

Luego de la recuperación de la lesión que le demandó 5 meses y medio, y después de haber firmado un nuevo contrato con Atlas, el cuerpo técnico le comunicó que no lo tendría en cuenta.

Con Ustari sin equipo, decidió de todas maneras quedarse a vivir un tiempo más en México ya que estaba instalado allí con su familia y sus hijos en especial no querían moverse del lugar en el que vivían. Si bien la carrera de un futblista profesional es corta y normalmente se le da la prioridad al aspecto deportivo – económico, no debemos olvidar que los protagonistas de este juego son personas normales como usted y yo con sus historias personales, y sus contextos. Ustari siguió entrenando para estar bien físicamente, pero sin club y dándole una justa prioridad a su familia.

Del paso a Liverpool de la mano de Pezzolano hablaremos en un momento. Porque a pesar de que no estaba jugando, su nombre estuvo sonando porque la calidad y la experiencia de Ustari a pesar de sus lesiones, lo avalan. La cuestión es que algunos técnicos le faltaron el respeto llamándolo, e ilusionándolo con firmar un contrato, jugar nuevamente al fútbol, y al final nunca se daba. Situación que hizo decirse a sí mismo “ya está”. Cansado de esta situación, seguía entrenando para mantenerse bien pero sin ritmo de futbol. Inclusive, algunos medios deportivos titularon, de una manera no muy feliz, que Boca buscaba un arquero “retirado” para afrontar la etapa final de la Libertadores en 2018 refiriéndose al interés del club de la ribera por Ustari.

Ustari tenía una larga inactividad hasta que a mediados de este 2019, el director técnico de Liverpool Paulo Pezzolano lo llamó y a pesar de que Ustari estaba negado como él mismo lo dijo debido a sus últimas malas experiencias con entrenadores que lo llamaron prometiéndole cosas que nunca se cumplieron, aceptó el desafío de llegar al fútbol uruguayo, pero el desafío también era volver a jugar y poder sentirse bien, sentirse contento y disfrutar de la actividad tan linda que es poder jugar al fútbol. Lo hizo y con creces. Luego de haber ganado la serie B del Intermedio con Liverpool, jugó la final con River Plate; ganador de la serie A de la mano de un experimentado entrenador como Jorge Fossati y consiguiendo un empata contra Nacional y una victoria contra Peñarol.

La final se jugó en el estadio Luis Franzini, fue empate a 1 en los 90′, luego 2 a 2 en los 120′ hasta que llegaron los penales. Liverpool estaba un gol arriba y pateaba Sebastián Píriz para River. Si lo erraba, campeón Liverpool. El mediocampista remató a la izquierda de Ustari, que atajó el penal y se transformó en el héroe que le dio a Liverpool su primer título profesional en primera división en 104 años de historia.

Esta es la historia de cómo una institución como Liverpool logra de forma totalmente merecida su primer estrella en primera división de la mano de un enorme arquero que volvió a nacer (futbolísticamente hablando) para ser el héroe negriazul y de alguien que tuvo que superar dificultades en forma de lesión que le impidieron ser el arquero de élite que pudo haber sido para hoy volver a gritar campeón.

Nota extraída del blog https://bitacoradelcamino.com/2019/09/09/la-historia-ustari-y-liverpool-fc/

Foto: Diego Battiste

Por Alejandro Rivero

Seguínos en Facebook

Sabías que…

loading...